viernes, enero 19, 2007

Eterno viajero

Pretendo crear una categoría a la que llamaré "pequeños placeres cotidianos" y he aqui el primer post que la inaugura.
Esta es una foto de mi compañera de viajes. Aquí tenéis un trozo de hierro, productor de sensaciones, una incansable y siempre dispuesta máquina de hacer kilómetros y otorgar pequeños placeres cotidianos.
El planteamiento óptimo para sacar máximo partido a una experiencia con ella, sería la época de verano, si puede ser estando de vacaciones, una mañana "con la fresca" y a partir de ahi, sin tener que mirar el reloj y sin tener destino fijo, ir dibujando una a una las curvas solitarias de cualquier carretera de montaña.

De momento hasta mil ciencuenta y cinco kilómetros en una jornada se que aguanta... y me consta que podría hacer muchos más. El único límite es tu propia resistencia física.

La foto está tomada el verano pasado en Sant Sadurní d'Anoia (Barcelona) una mañana de agosto en la que no se daban precisamente las mejores condiciones para viajar.

Soy eterno viajero de sueños e ilusiones. (Manolo Chinato)

2 comentarios:

Manuel dijo...

Me han dado ganas de aprender a montar en moto...

Javi López dijo...

jo! vaya "burra" (ese argot cañí ya lo domino enn¿?) Tío, esta entrada podría vale como guión de un nuevo anuncio de BMW (¿te gusta conducir?) jaja. Mil y un abrazos amigo.